viernes, 22 de marzo de 2013

En casa

Suena hasta raro: en casa. Como en Avatar, un cambio de mundo difícil de explicar. Pero en casa.

Nos quedaban algunas fotos y algún vídeo, que veáis lo cantarines que volvían nuestros chicos. El día empezó tranquilo, desayuno y bus hasta el aeropuerto. Luego comprobamos lo minuciosos que pueden ser algunos controles: por favor abra la maleta, necesito una bolsa transparente para eso. Menos mal que había poca gente y no perdimos más tiempo aún. El caso es que pasamos, salvo pelota con líquido ante las dudas. Aparte las bromas, cada uno tiene su trabajo y todos agradecemos que volar sea lo más seguro posible.

Hubo un momento-maletas algo estresante, porque no cabían en cabina (anda, las mismas letras alteradas, fíjate) y nueve fueron a la bodega. Lo peor el retraso y que pidieran tarjeta de embarque y DNI de cada maleta. Les dimos los que quisimos, a qué mentir. Antonio pedía un DNI y para allá iba, que al final parecía que jugábamos a las familias: si me das la Abuela Bantú te doy la madre China. 

Vuelo normal, salvo cinco minutos de turbulencias que a alguno turbaron. La verdad es que si piensas donde estas no dan ganas de reírse. Pero fue un momento. Al bajar del avión, una pareja de ingleses (señor-señora) se acercan a decirnos que nuestros chicos están muy bien educados. Os lo transmitimos, que es para vosotros.

Barajas. El policía de la derecha pide permisos de padres (y eso que era para devolverlos a casa). Mientras los buscamos, el de la izquierda los deja pasar a todos sin preguntar. Pues vale. El caso es que pasamos.

Maletas y al autobús. Paramos un ratito en Villalba a comer y el resto os lo sabéis.

¿Podrías mirar este blog dentro de unos días? Por si nos da tiempo a colgar alguna reflexión de los chicos, algún trabajito o algo similar. A lo mejor nos comen las vacaciones, pero lo intentaremos.

Así que no es adios, solo hasta luego. Las fotos las tenéis aquí mismo. Juntaremos todo en un CD para que lo tengáis a mano.

jueves, 21 de marzo de 2013

The last one

La última entrada (aquí en Liverpool) tiene que ser para Jeff, para Ann, para Barbara, Andrew, Michael, Peter, Encarna y Lucía (hay que venir a Liverpool a conocer sevillanas). Para Sarah, para... Para todos, que olvidaré algún nombre (probable) y escribiré mal otros (seguro). Sé que todos ellos me permitirán que cite aparte a Yvonne, nuestra española de adopción, nuestra lengua cuando no supimos decir algo y el oído para todo lo que necesitamos. Y la alegría para todos.

Solo quien ha organizado actividades para niños tan pequeños que vienen de visita unos días sabe lo difícil que es esto. Uno acaba mirando en internet si esa nube que aparece en la previsión de tal día desaparece a base de mirarla.

Será mucho esto, poco aquello, demasiado lo otro. Les gustará lo de allí, mejor vamos acá. Que no peleen, que no se caiga un niño, que se vayan contentos.

Compañeros ingleses: no hay mejor valoración que oír esta noche a nuestros niños diciendo que ha sido alucinante y que se lo han pasado (literal): infinito, infinito, infinito bien.

Thank you.

Pues sí, habéis adivinado el título: Miércoles noche

Solo por molestar, empezamos al revés: he aquí las fotos, que sabemos que es lo que miráis y el resto da igual. Pinchando here. El spanglish progresa. También las tenéis al final, en la proyección de diapositivas.

Buenas noches España etc. etc. Las 11 y 11 aquí. La diana es a las siete, así que a ver si sacamos esto adelante en un ratito.

El día, otra vez, nos ha respetado y no ha caído ni gota. Como en prácticamente todo el viaje. Suertudos que somos. Por la mañana desayuno y a construir balsas. seis largueros, cuatro barriles y unas cuantas cuerdas. Luego al agua. Nos mojamos algo las zapatillas y calcetines. Como el día salió frío decidimos pasar del sailing (vela) y nos dimos una ducha antes de cambiarnos de ropa (a ver si hemos conseguido que no haya achuses en el avión). Barbara, la directora de Lander Road, nos trajo las botas y calcetines secos en  menos de dos horas, así que perfecto para no llevar cosas húmedas en la maleta.

Comida y despedida a los chicos ingleses... y a las chicas inglesas. Yo no digo nada, que luego se sabe todo, pero dicen que España es tierra de conquistadores ¿No? Pues eso. Qui potest capere capiat.

Luego hicimos dos grupos. Los que quisieron dieron una vuelta por el barrio cercano y aprovecharon para alguna última compra. Los otros a canoing. Unimos las canoas de dos en dos para evitar vuelcos y nos dimos un garbeo por el lago. Desembarcamos en Crosby Beach como vikingos sedientos de lucha... y de agua, no veas como cansa el remo. Además alguno y alguna parecía que remaban con cucharilla, así que venga a girar. Al final una carrera y ganamos los buenos. No diré otra vez lo de qui potest y eso.

Ratito para las maletas: a ver si sentándonos encima y tal, me dejarán pasar este llavero, quien acepta una bota en adopción... Creemos que va todo y que llegará todo. Creemos.

Cena y la actividad de la noche, que nos ha hecho reír un montón: seis equipos de tres, seis huevos (lo que en Alcala de Henares son tres pares y en Lora del Río dos tríos) y algún material para evitar que la caída desde la azotea los rompiera (3 metros, algo más). Vaso de plástico, pieza de plástico cuadrada, celo, tijeras, cuatro trocitos de cuerda, papel y burbujas de las de proteger cosas frágiles. Cada grupo hizo lo que quiso, pero en dos claras mitades: envolverlos hasta el hartazgo y el modelo paracaídas con ligera protección en cabina.

Cuatro huevos sobrevivieron pero es lo de menos. La risa con el rato que le llevó al hombre desenvolver el primero y con los gritos de ánimo al huevo (para que estuviese "muerto", de parte de los grupos no propietarios del invento) fue lo mejor.

Buen momento para agradecer a Anthony, Mark y todo los que nos han atendido lo bien que lo han hecho. Es difícil trabajar con niños. La opinión tiene más mérito porque lo digo yo, que soy electricista.

Luego breve reunión para comentar qué tal ha ido todo. Los niños vuelven muy satisfechos y felices, ya os contarán, pero el resumen es realmente bueno. Los maestros opinamos igual. Cristina, Raquel y Pedro encantados con vuestros hijos y con los días tan buenos que hemos pasado. Antonio ha sido un profe más, a ver si pide en el concurso, que ya nos conoce. Solo podemos agradecer su labor, que era el que mejor sabía dónde y a qué íbamos.

Mañana el avión sale, en teoría, a las 11 y media. Sobre las tres en Madrid, paradita a comer algo y luego bus hasta Villaralbo. Inútil hablar de hora en este momento, ésta es la mejor previsión. En cuanto aterricemos en Barajas empezamos a echar cuentas y os mantenemos al tanto en el twitter.

Buenas noches otra vez. Bueno, no. Hasta mañana (hoy ya para vosotros).

miércoles, 20 de marzo de 2013

Martes por la noche


Buenas noches España, aquí los aguerridos expedicionarios en la costa oeste británica.
El día ha sido, otra vez, largo e  intenso. Arriba a las siete y media, desayuno y caminar hasta la estación (Waterloo) para tomar el tren y bajar unas estaciones más abajo (Moorfields). Allí nos esperaba un autobús inglés de los de verdad: dos pisos y una visita rápida pero efectiva a Liverpool. Catedrales, edificios de interés, y calles típicas.
Luego paramos a comer en Café Sports, donde ya nos habían encargado el menú: cada uno eligió con antelación su plato preferido. Unos pasta, otros pizza, hamburguesa…
Un paseo hasta el museo de Liverpool, el único momento del día en que llovió, pero un poquito. Albert Dock, el muelle, es patrimonio de la humanidad (y enorme, por cierto). El museo nos invitó a un par de proyecciones sobre música (Beatles, claro) y fútbol (Liverpool y Everton, claro).  Luego una vueltita viendo alguna cosa más y a comprar.
En Liverpool one y alguna tienda de recuerdos cercanas arreglamos, en un momento, el tema de llevar alguna cosilla a casa.
Más comida, que el día venía así: fish and chips, muy rico, aunque alguno ya estaba lleno. Paseo de vuelta a la estación y al CLAC.
Allí ratito de descanso y karaoke. Para nuestro horror hay alguna grabación. Milagroso que continúe sin llover, no digo más. Eso sí, alguna niña o niño resultó ser un estupendo cantante.
¿Un poquito de comida más, no sea que el desfallecimiento nos sobrevenga? Venga.
Nos regalaron un lambanana a cada uno: mezcla de cordero y plátano que veréis en alguna foto. La fiesta era medio de despedida, porque es la última noche de ambos grupos alojados aquí (mañana a mediodía se van los chicos ingleses). Bueno, ya hay que hablar de nombres, lo de chicos ingleses queda corto: Rory, David, Sam, Thomas, Connor, Richard, Kate, Casey, Chloe, Kirsty, Jade, Allie, Zoe, Jessica and Natasha. Unos encantos, de verdad, a lo mejor los conocéis en junio.
Luego duchas y a la cama. En ello estamos, hay silencio desde hace rato.  Mañana otro día de balsas, navegación y piraguas. A ver si el tiempo se sigue portando igual de bien, que aunque ha hecho frío algún rato nos ha dejado hacer todo lo que habíamos planeado.

Las 12 aquí… Y sereno. A ver si 190 fotos os parecen bien.

lunes, 18 de marzo de 2013

Lunes noche

Las diez y cuarto aquí. Es tarde, a todos nos parece que llevamos aquí desde noviembre o así. No por pesado, por intenso.

Si habéis hecho alguna vez un pastiempo de esos que consisten en unir puntos para descubrir una figura, veréis que se parece a esto. Los tweets del día son puntos fáciles de unir, pero os echamos una mano con más fotos y esta entrada.

Nos levantamos a las ocho, buen desayuno con vistas al estuario del Mersey:  queso, fruta, yogur, leche, cereales, zumo, miel, bollitos y algún dulce.

Por la mañana orientación: mapas y  buscar marcas por el exterior. El sitio es precioso y tranquilo, ideal para estas cosas. Muy amables los chicos que lo llevan. Nos entendemos, no creáis.

A mediodía llegaron los ingleses, por ahí andan en las fotos. Poco a poco cruzamos fronteras. Lunch (sandwich y eso), tiempo libre y resolución de problemas (retos en equipo, muy chulo). Luego tiempo para descansar, cena (scouser: cordero) y zumba (hemos bailado un rato).

Ya están en la camita, duchaditos y en silencio, así que aunque madruguemos (7 y media arriba) creemos que estarán descansados. Más vale, que mañana tenemos día de paseo-tren-bus-comidas fuera y todo eso cansa (y gusta). A ver si suben las fotos.

Con las buenas noches os damos la enhorabuena: los chicos se portan bien, así nos los parece a todos, a nosotros y a los de aquí.


Domingo noche

Buenas noches España: aquí Liverpool. Son casi vuestras tres de la mañana (una hora menos aquí), así que os resumimos rapidito el día y os dejamos unas fotos si la wifi va.
En el autobús todo bien. Las lagrimas se secaron rápido (los que las tenían), luego mucho "peroquereissentaros" y a las siete menos cuarto estábamos en la T1 de barajas. Un rato de buscar un sitio donde sentarnos, galletita, corro de niños jugando (daba gusto verlos), bocatas y para el control.
En el control solo nos cachearon a los que tenemos cara de delincuente (o sea, Pedro) pero aquí me tienes a todo el mundo quitando botas, poniendo botas, falta mi bolsa, sobra un ordenador (si nos descuidamos Cristina manga uno) y a la puerta de embarque.
Nos dieron un paseo por Barajas XXL, como de Villaralbo a Arcenillas o así. Luego ruido de motores y ruido de niños. Les gustó tanto que, en serio, decían que lo de estar unos días en Liverpool pues que sí, pero mejor si volvíamos enseguida para despegar otra vez. Ni los que decían que iban a tener miedo estaban en contra de la idea.
Muchos "porfavorquenosvanareñir" después aterrizamos en el John Lennon. Nos esperaba Yvonne, que resulta ser una simpatiquísima inglesa que nos ha obligado a cantar Yellow Submarina en el bus. Terror al dejar las rotondas a la derecha y al mirar para donde está el conductor otras veces y ver una silla vacía. Nos acostumbraremos.
El sitio (CLAC) parece estupendo. Los chicos están en habitaciones con literas, limpias y con muy buen aspecto (las dos chicas que habéis visto en el twitter están en camas normales).
Mañana a las ocho diana y a las nueve desayuno. Os mantendremos informados. Buenas noches otra vez.

martes, 12 de marzo de 2013

Liverpool en 5...

...4, 3...

Pues eso, que el domingo, a eso de las tres y media, os esperamos en la puerta del colegio. Desde allí saldremos casi todos los del ciclo para visitar Liverpool.
Estaremos en el Crosby Lakeside Adventure Center (see photo below).

En este mismo blog trataremos de manteneros informados, si los hados de la wifi nos lo permiten. Aparte de alguna entrada en esta zona, intentaremos que tengáis información "on the road", mientras hacemos las cosas, en el twitter que tenéis a la derecha de esta entrada.

See you later.