miércoles, 26 de octubre de 2011

La botella y el cigarro

La botella del título se refiere, exactamente, a eso, a una botella de plástico. El cigarro ya se entiende. En sexto hemos estado comprobando los efectos del tabaco, por aquello de estar estudiando el aparato respiratorio.
El experimento es así: se llena una botella de agua, se le coloca algodón en la boca y se tapa, pero haciendo un agujero al tapón. En ese hueco se coloca un cigarro (se sella con cera de una vela encendida para que no entre aire).
Se enciende el cigarro y se hace un agujero en la botella, casi abajo del todo (es buena idea colocar la botella en algún lugar que evite "inundaciones". Por pura presión atmosférica el agua sale de la botella, así que el aire entra para ocupar su lugar, y sólo puede hacerlo a través del cigarro, con lo cual la botella se fuma el cigarro (por cierto, muy rápidamente).
Al acabar el cigarrito podemos comprobar que el algodón colocado en la boca de la botella tiene una coloración marrón- amarillenta por la nicotina, aparte de un olor muy desagradable. Es fácil concluir que nuestros pobres pulmones estarían llenos de eso si fumáramos pero... ¿A que no lo vamos a hacer?
Fotos del experimento: